Asociación Navegantes

Mostrando artículos por etiqueta: Cuba

Miércoles, 11 Noviembre 2020 11:54

Triscornia

 ¡La Perla de las Antillas!  Puertos de Gijón, Santander, Bilbao, La Coruña o Vigo, barcos llenos de emigrantes atracados en sus muelles. Antes de partir tuvieron que realizar numerosos trámites y recorrer el camino desde sus casas a los puertos que miraban al Atlántico. ¡Sueños! 

Para aquellos que llegaban con billete de tercera clase arribar al puerto habanero implicaba una dura realidad: control de pasajeros, inspección de equipajes, expedición de documentos y, desde el año 1900, la Estación de emigrantes de Triscornia, un campo de internamiento en las afueras de La Habana establecido por las autoridades estadounidenses que gobernaban en la isla tras la guerra de 1898. Su función era similar a la famosa isla de Ellis de Nueva York ya que, además de servir como lugar de cuarentena, el campo era utilizado como filtro de entrada de emigrantes.

El centro de Triscornia se encontraba en la cima de una loma, muy cerca del antiguo baluarte de San Diego, una fortificación colonial de la que sólo quedan en la actualidad sus ruinas.

¡Ay si no tenías a alguien esperándote!

“La autoridades cubanas dispusieron nuestro internamiento en el campo de concentración de Triscornia. [...] Seis días permanecí en Triscornia, seis días que fueron un verdadero suplicio, tanto por las condiciones infrahumanas a las que estábamos sometidos [...] como por la preocupación e incertidumbre que para mí suponía aquella situación.

Y por si fuera poco, un altavoz instalado en el campo anunciaba sin cesar con pequeños intervalos de tiempo:

  • El que no tenga entidad o persona solvente en la Habana que responda por él, será deportado sin demora a su país de origen.”

 (Memorias de un emigrante, Eloy Vejo, 1976 pag 59)

La tristemente célebre Estación de Detención de Triscornia fue el primer hogar para aquellos que no tenían familiares esperándoles, no traían contrato de trabajo o el dinero necesario para mantenerse hasta encontrarlo.  Allí permanecían hasta que alguien los requería para trabajar o alguna asociación de emigrantes hacía los trámites para reclamarlos.

La versión oficial decía que Triscornia tenía las mejores condiciones para alojar a los emigrantes. Se les proveía de ropa, cama, comida y atención médica. Pero este microcósmos de Triscornia  se alejaba mucho de esa visión idílica pues las condiciones de vida eran muy duras y habituales los abusos y malos tratos. Esta situación provocó una ola de solidaridad entre las Las asociaciones de españoles en Cuba que denunciaban frecuentemente este estado de cosas y se organizaban para socorrer en lo posible a sus paisanos de Triscornia

Triscornia fundada en 1900 por la autoridades norteamericanas en Cuba funcionó hasta 1959

 

Imagen de portada: Archivo Biblioteca Universidad de Cantabria-Fondo Pérez y Cía

Diario de Navegantes - Corresponsalía en el puerto de Santander 

Publicado en Diario
Etiquetado como
Sábado, 25 Julio 2020 07:30

A Cuba me voy

Fecha: septiembre de 1863 

Barco: Bergantín Habana - Pasaje a La Habana 

“Esta madrugada parte del puerto de Ribadesella el bergantín. Va a Cuba con carga y pasaje que en su mayoría se compone de jóvenes de la zona, riosellanos y llaniscos, campesinos de escasos recursos económicos. Si los vientos son favorables El Habana hará el viaje en 23 días, con tormentas y vientos contrarios la travesía podría durar incluso más de 50 días ¡y qué días!

 En la lista de pasajeros aparecen estos nombres: Ladislao Ibáñez, Valentín Fernández, José Tames, Genaro Bustillo, Juana Rozas de Roiz y sus cinco hijos, Juan de Cué, Francisco Llaca y Juan Noriega. Todos son de pueblos y aldeas de Llanes.

 Van subiendo a la cubierta del bergantín que se mece sobre las olas. En las noches de travesía se contarán historias que han oído mil veces en las tabernas del puerto y en cartas que trae El Habana, en su viaje de regreso, de los parientes y amigos que marcharon antes que ellos.

  La gente se arremolina en el puerto para despedirlos y se escucha entre el rumor del bullicio la letra de una habanera:

“Me voy a Cuba / dejo mi aldea /en el 'Habana' / voy a partir. / Saldré temprano / con la marea / de madrugada / en el bergantín.

Antes de irme / ya siento pena / de estar mañana / lejos de aquí. / Toda la noche / Ribadesella / quiero pasarla / pensando en ti…”

(Autor de la Habanera Toni Silva-coro La Fuentina de Ribadesella)

Publicado en Diario